domingo, 29 de marzo de 2015

MI PROYECTO DE VIDA


Camino Hacia la Excelencia.

Diana Marcela Méndez Gómez  [1]



                                                                   
RESUMEN

         Este artículo presenta la ruta metodológica empleada para la construcción de la propuesta de Proyecto de Vida en Paulo VI, institución educativa distrital, ubicada en la localidad de Kennedy, al sur de la ciudad de Bogotá (Colombia).  Partimos de la necesidad de vincular a los estudiantes en tres momentos a saber: el pensarse como individuos y el pensarnos como colectividad, el diálogo de saberes y la posibilidad de transformación de esas realidades actuales como elementos centrales en esa construcción de Proyecto de Vida, ya que sólo en la medida en que exista apropiación por parte de los estudiantes en la construcción de propuestas, es que podremos afirmar que en realidad se tiene en cuenta su voz aunque no tengan voto. 

Palabras clave: proyecto de vida, pensarse, diálogo de saberes, participación.

ABSTRACT
         This article presents the methodological path used for the construction of the proposed Project Life Paul VI school district, located in the town of Kennedy, south of the city of Bogota (Colombia). We start from the need to involve students in three stages namely the thought and think of ourselves as individuals and the community, a dialogue of knowledge and the ability to transform current realities such as central elements in the construction of Life Project, and only to the extent that there is ownership by students in the construction of proposals, is that we can actually say that his voice has in mind not having the vote.
Key words: project life, thought, knowledge dialogue, participation



“Somos lo que somos
y somos lo que hacemos
pero sobre todo
lo que hacemos para cambiar
lo que somos”

Eduardo Galeano


Introducción        
         De la misma manera que el Orientador escolar trasciende el espacio educativo, también lo hace en su papel u oficio a ejercer, porque el ser Orientador más que una profesión se constituye en una vocación en donde el Ser trasciende una denominación laboral.  Con esta claridad nos enfrentamos día a día en nuestros contextos latinoamericanos de un sinnúmero de bombardeos externos desde las políticas públicas nacionales en torno a los derechos de los niños, niñas y jóvenes, a las recientes legislaciones que legitiman y en ocasiones sobredimensionan el tema del acoso escolar  y que no son otra cosa que imposiciones sutiles de los organismos multilaterales, para lograr que nuestras naciones logren el nivel deseable de “desarrollo”[2].
         Desde la estrategia del desarrollo como concepción que surge luego de la segunda guerra mundial, la educación fue redefinida especialmente para los países concebidos como del tercer mundo o en vía de desarrollo según la lógica del capitalismo, en ella el principal objetivo para el sector educativo, se constituyó en el crecimiento progresivo y acelerado de las tasas de escolarización.  En esta lógica la función educativa se transforma y se concibe de manera asimilable a las leyes del capital como formación del recurso humano.  Esta concepción en mayor o menor grado ha incidido en los países latinoamericanos viendo a la educación como inversión para los estados y a los individuos como recursos. (Martínez, Noguera y Castro, 1994).
         En contraposición a estos planteamientos y la multiplicidad de material impreso como cartillas, libros, entre otros que asumen los proyectos de vida como procesos de mejoramiento personal bajo la mirada de gerencia de vida, nos planteamos la importancia de una alternativa viable al respecto, para lograrlo, acudimos a la siguiente ruta metodológica.




Ruta Metodológica

         Esta ruta metodológica, contiene tres pasos, a los cuales nos referiremos en este artículo.  A partir de la lógica del siguiente proverbio Africano: Si quieres llegar rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, camina acompañado”, y teniendo en cuenta que en muchas instituciones educativas de carácter público, especialmente, algunos de los adultos que las lideran y conforman han perdido el poder y la capacidad del asombro, decidimos emprender la travesía con los directos implicados viéndolos y asumiéndolos como protagonistas de esas transformaciones.


Momento 1: Pensarse y pensarnos

         Este momento inicia con una provocación y seducción inicialmente a los niños, niñas y jóvenes que como representantes de cada uno de los cursos en su proceso de formación en aula regular y en aceleración del aprendizaje, conforman un estamento del gobierno escolar. Provocación y seducción porque muchos de ellos  se han enfilado en la desidia y el desánimo con el que ven día a día a los adultos en los diferentes contextos en los que interactúan y es que en una ciudad tan convulsionada como la capital de la república de Colombia, conocida como la metrópoli de Suramérica, hay tiempo para todo menos para pensarse como individuo y menos aún pensarnos como colectividad.
         Sin lugar a dudas, en este momento fue importante el inicio del proyecto, a partir de la sensibilización y el reconocimiento de ellos, en su capacidad de liderazgo y en sus potencialidades y capacidades al estilo de Nussbaum, reconociendo que se necesita mucho más para que una educación contribuya de verdad al desarrollo humano. En ese sentido, acompañado de una caracterización que trascendió el plano de las limitaciones dadas por los contextos sociales, políticos y económicos y la mirada a los indicadores en cuanto a bienes y posesiones y permitiese el verse más allá de ser sujetos de derechos.
         Ese más allá, incluye sus intereses, sus capacidades y sus retos que “en un orden político aceptable está obligado a procurar a todos los ciudadanos y ciudadanas un nivel umbral de las siguientes capacidades centrales: Vida, Salud física, Integridad física, Sentidos, imaginación y pensamiento, Emociones, Afiliación, Otras Especies, Juego y Control sobre el propio entorno” (Nussbaum, 2012 p. 53).
         En otras palabras, constituyó un ejercicio de dar esperanza a las presentes generaciones de pensar en alternativas en medio de la desesperanza y el caos.

Momento 2: Diálogo de Saberes

         Sin lugar a dudas, surgieron propuestas e intereses en igual o mayor proporción que el número de participantes y aquí es importante la consolidación de un grupo líder o promotor que permitiese que todas las ideas se expresaran dentro de unos mecanismos de respeto a la palabra, tan diluidos por estos días en los contextos escolares.
         A partir del buen uso y no del abuso de la palabra, se permitió un diálogo de contrastes sobre ideas o propuestas que aparentemente eran irreconciliables pero que en esa labor de escucha y de dirección, permitieron la definición de núcleos temáticos o articuladores y es ahí donde se estableció una de las mayores riquezas de ese trabajo en equipo, más allá de la definición de ese plan de transformación en el que se ha centrado el proyecto de vida, aquí la mayor ganancia ha sido la palabra, la construcción colectiva, fruto de la escucha, del diálogo y del saber de todos.
         El respeto, se ha concebido como la base fundamental de esta etapa, porque desde el comienzo se han definido y puesto unas reglas y nos referimos a poner en el tapete, para que todos definamos si son estas u otras las que vamos a adoptar y definir, trascendiendo con ello el de “reglas impuestas” que es lo que acostumbramos a hacer como adultos. Por ello, es importante el reconocimiento a estos niños, niñas y jóvenes capaces de demostrar que “si se puede.”
         Como resultado de ello se ha logrado avanzar hacia la construcción y consolidación de un proyecto de vida con mayor apropiación, en cuanto que los estudiantes han participado en el proceso de construcción de los mismos, hablando incluso por los que no tienen voz y es muy interesante porque en ese grupo de representantes confluyen estudiantes de tercero de primaria en adelante en la modalidad de aula regular y desde el grupo primero en la modalidad de aula acelerada.  Contrario a la idea de algunos adultos de que los niños pequeños no iban a tener proyecto de vida, los estudiantes se dieron a la tarea de ser las voces de los ausentes y abogar por los niños de primera infancia o ciclo inicial, aludiendo que desde pequeños “somos seres que pensamos y sentimos y no sólo tenemos derecho a estar en ese proceso sino el deber de hacer de nuestras vidas algo valioso y hermoso y nuestro colegio un lugar mejor”.


Momento 3: Transformando Realidades

         Este momento inicial con el proceso de reconocimiento del proyecto de vida en general y la estructuración con base en temáticas específicas de esos núcleos articuladores: Socio-afectividad y Sexualidad, Orientación  vocacional y profesional, Dinámica corporal, Convivencia y ciudadanía, Educación financiera y emprendimiento.
          Lo anterior se constituyó en un mecanismo de apropiación del mismo con miras a que se consoliden dos estrategias fundamentales: en primer lugar, la estrategia de impacto y sostenibilidad que busca poner en evidencia esa apropiación desarrollada en el momento dos y en segundo lugar, identificar y empoderar algunos miembros como integradores o conformadores de un grupo de seguimiento y control social, además de “conquistar”, aliados y líderes estratégicos bajo la figura de docentes y directivos de la institución.  Algo así como de contagiar a otros. En este proceso se logró vincular (para el último periodo académico) a docentes del área de biología de básica secundaria y a los estudiantes de esta asignatura en los jardines ecológicos a partir de material reciclado.  Una evidencia de que en corto tiempo, con la voluntad y el trabajo de muchos, se podían obtener resultados alentadores para esa transformación de realidades en el contexto inmediato de la escuela.

         Aquí uno de los aspectos relevantes fue el que los mismos estudiantes dialogaran con los docentes de las diferentes áreas del conocimiento de tal manera que se constituyeran en aliados estratégicos del proyecto de vida y facilitaran material e información relevante sobre algunos temas en particular de los ejes identificados como reconocimiento y cuidado del cuerpo para los docentes del área de ciencias, finanzas personales y familiares para el área de matemática y manejo emocional para el área de Orientación  Escolar de manera particular.

Retos y Desafíos

         Uno de los retos que teníamos al emprender esta iniciativa era el de poder realizar la reconstrucción de los aprendizajes, aspecto en el que la Revista Latinoamericana, ha emergido como un factor clave por su apoyo en la publicación del presente artículo, ya que en la medida en que  concebimos la escritura como una forma de construcción del pensamiento a partir del mirarnos hacia atrás.
         Hoy se nos presentan varios retos y desafíos como la elaboración de un material pertinente a manera de cartillas para desarrollar los diferentes ejes y temáticas que los estudiantes han planteado como relevantes para cada uno de los niveles y grados de la educación en primera infancia, inicial básica primaria y secundaria y media fortalecida, tanto para los estudiantes de aula regular como para los de aulas aceleradas. Para ello, requerimos de financiación para lo cual acudiremos al Consejo de Padres, a instancias locales y distritales que permitan contar con los recursos materiales y financieros para lograrlo, porque afortunadamente humanos tenemos bastantes.
         Otro reto es el involucrar a los padres en el proceso de implementación del material, rescatando esa posición como primeros agentes socializadores y formadores, y por qué no, héroes de nuestros estudiantes, papel tan desdibujado en nuestros contextos latinoamericanos y consolidar el proceso iniciado en el 2014 en la escuela de formación familiar.

Proceso de escuela de formación familiar en básica primaria. Taller “somos los héroes de nuestros hijos”

         Por último, la socialización de nuestra experiencia en otros escenarios académicos y la proyección y valoración con miras a la continuidad del proceso a través de unas cartillas.

Prospectiva
         Queda en nuestras mentes y corazones el reto para una próxima ocasión de plantear el cuarto paso de esta ruta metodológica por cuanto no se ha implementado y que en su conjunto hace parte de las herramientas de  educación popular propuesta en su momento por Paulo Freire, interpretadas para ser aplicadas en el contexto de las políticas actuales (Bogotá Humana) .
         Por último y sin el ánimo de concluir sino más bien el de seducir, podemos decir al  estilo de Jorge Bucay que :

“El verdadero buscador crece y aprende y descubre que siempre es el principal responsable de lo que sucede”

         Por tanto siempre será fundamental como Orientadores asumirnos como buscadores y provocar a que nuestros orientados sigan esas huellas de vida.





Bibliografía

Brunal, A.(2013) Orientación  Transicional 1.0, para Proyectos de Vida”. Abako Editorial , disponible en: http://www.autoreseditores.com/libro/1627/amilkar-a-brunal/orientacion-transicional-1o-para-los-proyectos-de-vida.html

Martínez, A.; Noguera, C. y Castro J. (1994).  Currículo y modernización. Cuatro décadas de educación en Colombia. Bogotá: Foro Nacional por Colombia.
Nussbaum, M. (2012).  Crear Capacidades “Propuesta para el desarrollo Humano”. Editorial Paidos, Barcelona.







[1] Trabajadora Social, Universidad Nacional de Colombia.
Especialista en Alta Gerencia del Talento Humano, Universidad Central.(Col)
 Maestría en Docencia, Universidad de La Salle. (Col)
[2] Desarrollo se constituye en un concepto para las ciencias sociales y económicas en el mundo de occidente luego de la crisis de la segunda guerra mundial.