miércoles, 22 de marzo de 2017

REPENSAR LA ORIENTACIÓN ESCOLAR: HACIA UN MODELO LATINOAMERICANO


Elsa Tovar Cortés
Orientareddi (Col)
"Creemos que las condiciones están dadas como nunca para el cambio social, y que la educación será su órgano maestro. Una educación desde la cuna hasta la tumba, inconforme y reflexiva, que nos inspire un nuevo modo de pensar y nos incite a descubrir quiénes somos en una sociedad que se quiera más a sí misma."
García Márquez 1994
RESUMEN
El presente trabajo de la categoría reflexión documenta el interés y propósito particular de sentar algunas bases, cuya meta final ha de ser la elaboración de modelos latinoamericanos de Orientación escolar, en cuya intencionalidad constructiva se convocan: epistemes, experiencias, movimientos, procesos, círculos de estudios, autores, proyectos y dispositivos de las culturas latinoamericanas.
En tanto América Latina desde las miradas de Abya Yala es auténtica, del mismo modo han de ser sus procesos; inventamos o erramos, tal es la divisa.
Las páginas que se suman a continuación contienen discursos que muestran nuestra diversidad y riqueza cultural, mismas que constituyen los puntales para próximas ejecuciones y elaboraciones, entre ellas: algunos elementos conceptuales tejidos por el Grupo y Proyecto Modernidad- Colonialidad (M-C); también una somera introducción a las posturas de De Sousa Santos, quien con sus ideas descoloniales posibilita avances  en nuestra comprensión y finalmente aparecen los aportes del modelo diálectico contextual, con sus explicaciones sobre transformación de la conciencia, asimismo sobre construcción y deconstrucción de contextos sociales.
Todo lo anterior alimentado con cuestiones que interrogan nuestras posibilidades de construcción de modelos, propios en este caso de Orientación y Educación
PALABRAS INICIALLES
La Orientación escolar y educativa en el contexto latinoamericano es reciente si se compara con el continente europeo del cual tomamos sus modelos, teorías y contenidos. Según algunos autores las experiencias iniciales se ubican en Brasil con la creación del Servicio de Orientación Estatal por Laurenço Filho en 1931, en Sao Paulo y con el Instituto de Selección y Orientación Profesional creado por el profesor Emilio Mira y López, en Rio de Janeiro, en la década del cuarenta, exactamente en el año 1947; estos dos servicios parecen ser los hechos fundantes de una actividad profesional y sus avatares durante la segunda mitad del siglo XX y los años vividos del presente siglo.
En su transcurrir, aún lejano a la centuria,  han circulado algunos modelos, entre los cuales  resulta pertinente citar: el Sociodinámico, el de la Casualidad Planificada, de Planificación de una Vida Integradora, Modelo Jiva, Crítico Global, de la Orientación Transformadora, el Armónico, el Teórico Operativo y el Enfoque basado en la Salud Mental Comunitaria, González, B.J. (2012), de los cuales son algunos propios y otros foráneos.
Entre los propios conviene tener presente, entre otros, algunos modelos venezolanos como El Modelo o Enfoque de Orientación Transformadora, de Aliria Vilera (2008); el Modelo Armónico de la Orientación, de Omaira Lessire (2010); el modelo Interactivo de la Orientación, de Alida Malpica. También los modelos de dos colegas argentinos: el Operativo de Orientación Vocacional, el de Orientación Vocacional Comunitaria de  Mirta Gavilán y Sergio Rascovan, respectivamente.
No obstante, el trabajo adelantado y el esfuerzo de algunos profesionales, hasta la fecha no se han consolidado propuestas que den cuenta del acontecer latinoamericano dada su vastedad no solo geoespacial sino socio-cultural y étnica, así mismo a la  diversidad de intereses que se conjugan en esferas económicas, políticas y sociales, entre otros aspectos.
Otro de los propósitos del escrito actual es poner de presente algunos aspectos, elementos, tópicos e interrogantes desde miradas abarcantes e integradoras que podrían contribuir  a la constitución  y complementareidad de líneas de base para la elaboración de propuestas y modelos que respondan a las complejidades de contextos latinoamericanos, además,  de recoger epistemologías propias.
En cuanto a lo anterior se considera que los textos, pretextos, microtextos y categorías investigadas documentalmente que nos provee el Grupo Colonialidad - Modernidad (C-M) y líneas de desarrollo e investigación con poblaciones étnicas de la Universidad Andina Simón Bolívar, al igual que los avances alcanzados por algunas universidades étnicas como la de La Sabiduría del Ecuador, Autónoma, Indígena, Intercultural –UAIIN_ del Consejo Regional Indígena del Cauca –Colombia-, por nombrar algunas, proveen elementos para nuestro propósito.
En igual sentido aportan las posturas devenidas desde las Sociologías de las Emergencias, del Científico Social Boaventura de Sousa Santos.
Por otro lado, no menos importantes que los nombrados, aparecen desde las teorías Socio-histórico-culturales concepciones agonistas con las epistemes de nuestras latitudes - que datan casi desde la misma época que tiene su aparición la Orientación en Latinoamerica-, estas construcciones también han de alimentar nuestros abordajes.
DESCOLONIZAR NUESTRA MIRADA
"Nosotros nos hemos educado bajo la influencia humillante de una filosofía elaborada por nuestros enemigos… comencemos haciendo vida propia y ciencia propia."
José de Vasconcelos 1958

Bajo este título tendrán su aparición algunos abordajes propios del Grupo Modernidad Colonialidad (M-C), el cual representa uno de los movimientos más genuinos y fuertes de América Latina en la búsqueda de sus raíces e identidades, así como en explicaciones sobre su pasado, presente y porvenir.
De acuerdo con  González (2008) en América Latina se reconocen por lo menos cuatro grupo de factores que deberían ser abordados si se quiere mejorar la acción de la Orientación: lo político, lo institucional, lo fundacional y los destinatarios.
En cuanto a lo primero como ya se ha dicho, América Latina no es  vista ni leída como una unidad; en relación con lo segundo, como se sabe, la Educación y Orientación son partes integrantes de la formación general del Ser Humano (con mayúsculas, en tanto no se trata del ser del ente). Según algunos autores, entre ellos Mora (2006), la escuela en lugar de liberar y transformar reproduce las contradicciones, injusticias y desigualdades sociales, por tal motivo es imperativo prever nuevas esferas, campos, dimensiones y espacios para la población, entre la cual, la infancia, adolescencia y juventud latinoamericana -nuestros  destinatarios  plurales y diversos-, espera el pago de tan cuantiosa deuda.
Por último, en el ámbito fundacional el ropaje variopinta de modelos y teorías eurocentristas se tiende a cambiar con iniciativas, prácticas, modelos y experiencias propias, mismas que paulatinamente buscan su consolidación.
Como se ha esbozado, es precisamente en este ámbito en el cual se centran nuestros esfuerzos, que toman como uno de sus puntos de partida los conceptos acuñados por el Grupo y Proyecto Modernidad-Colonialidad.
Evidenciar el proyecto colonial nacido con la ilustración, o sea con la modernidad,  hace parte de las reflexiones e investigaciones de los integrantes del Grupo Modernidad/Colonialidad (M-C), el cual es considerado uno de los colectivos activos más importantes de pensamiento crítico en América Latina.
El Grupo M-C nace en 1998 y durante la primera década del siglo XXI, desarrolla sus planteamientos fundamentales. Se trata de una red multidisciplinar y multigeneracional de intelectuales  del que forman parte sociólogos como Aníbal Quijano (peruano), Edgardo Lander (venezolano) y Ramón Grosfoguel (puertorriqueño) y al que también pertenecen los semiólogos Walter Mignolo y Zulma Palermo (argentinos); los antropólogos Arturo Escobar (colombiano) y Fernando Coronil; el crítico literario Javier Sanjinés (boliviano) y los filósofos Enrique Dussel (argentino), Santiago Castro-Gómez (colombiano), María Lugones(argentina) y Nelson Maldonado-Torres (puertorriqueño). Muchos de ellos laboran en universidades estadounidenses, desde donde producen trabajos que son considerados por varios autores como el más genuino aporte latinoamericano al postcolonialismo, (Tovar, E. 2016). Tema antes tratado por autores ingleses, franceses, de Asia, Oceanía y del Oriente Medio.
Existen dos actos fundantes del Proyecto M-C: por una parte, el evento organizado por Lander  en Caracas al cual asisten Mignolo, Quijano, Dussel, Escobar y Coronil, y por otra, la conformación del Coloniality Working Group, en el que participaban estudiosos  del Análisis del Sistema Mundo, enfoque innovador de las Ciencias Sociales que surge en segunda mitad del siglo XX y es fundado por el sociológo  norteamericano Inmanuel Wallerstein; participaban en este grupo los latinoamericanos Grosfoguel y Lao-Montes, quienes organizaron el Congreso de Binghamton, al que asisten Dussel, Mignolo, Quijano y el mismo Wallerstein.
En este evento académico se reúnen por primera vez las tres figuras centrales del Grupo M-C: Dussel, Mignolo y Quijano,  para discutir las herencias coloniales en diálogo con el Análisis del Sistema Mundo.
La teoría del sistema mundo estudia los sistemas sociales y sus interacciones capitalistas, plantea como categoría a analizar el sistema mundo y no el estado-nación o la sociedad nacional, dice su fundador: ”el mundo capitalista incluye desigualdades jerárquicas de distribución que pasan a ser sedes de la mayor acumulación de capital…que permite el reforzamiento de las estructuras estatales, que a su vez buscan garantizar la supervivencia de los monopolios”. El sistema mundo capitalista funciona y evoluciona en función de los factores económicos.  Wallerstein (1998).
El Grupo M-C se nutre de las reflexiones de la  teoría arriba mencionada y de contextos latinoamericanos para  desarrollar conceptos referidos a la colonialidad del saber, del poder, del ser y de la naturaleza. Su propósito es hacer conciencia sobre la colonialidad y sus consecuencias, pero, también dar luces sobre nuestros conocimientos, tecnologías y saberes que no solo son riquezas y adquisiciones nuestras sino que enriquecen el panorama universal.
La colonialidad del poder trabajada por Quijano y Mignolo, se expresa mediante la clasificación social establecida desde el siglo XVI y evidenciada en la concentración de la riqueza y privilegios conforme a la raza y el fenotipo; se consideran como dos de sus consecuencias  el racismo y el blanqueamiento cultural.
La colonialidad del saber, se relaciona con la racionalidad tecno-científica intronizada desde el siglo XVIII como único modelo válido en la producción de conocimientos, genera el eurocentrismo  y niega cualquier  otro tipo de episteme, o sea, reconoce como conocimiento válido solo el producido en los centros de poder.
La colonialidad del ser, consiste en la negación de la característica de humanidad a ciertas poblaciones, mismas que son vistas como subhumanas, es decir inferiores; esta inferioridad da derecho a esclavizarlas, asesinarlas y apropiarse de sus tierras, entre otras cuestiones.
Otras fuentes también alimentaron la idea que la colonialidad es parte integral de los mismos procesos de modernización mediados por la lógica cultural de las herencias coloniales,  tesis central del Proyecto M-C, situación que en América Latina subsiste y persiste, he ahí la imperiosa necesidad de leernos críticamente.
Las otras fuentes intelectuales ya anunciadas en el párrafo anterior,  según los ideólogos del Grupo M-C las constituyen: la teología de la liberación, la teoría de la dependencia, la Filosofía latinoamericana, los estudios poscoloniales y subalternos, la pedagogía liberadora de Paulo Freire, los estudios culturales, el marxismo, la filosofía afro-caribeña, el feminismo y el posestructuralismo. En este sentido el Grupo M-C catalizó y articuló el pensamiento crítico de la región de la década del setenta con el pensamiento crítico europeo y estadounidense de las dos décadas siguientes, como ellos mismos lo afirman.
Agonistas con algunas ideas, posturas, tesis, objetivos e intencionalidades del Grupo M-C, el ideario de De Sousa Santos (2005, 2006, 2010, 2015), preconizado en su intensa y profunda obra con más de tres décadas de circulación, también llama a la descolonización. Su centración en formar un nuevo sentido común emancipador y sus investigaciones sobre la reinvención de la emancipación social, le hacen poseedor de aprendizajes valiosos para nuestra causa; muchos de los cuales han sido aprehendidos en sus experiencias de trabajo con los movimientos populares, feministas y étnicos – tema a profundizar en el futuro-.
Como se evidencia, escudriñar y desocultar mediante el estudio y consideración de las páginas y literatura producida por el Grupo M-C, seguramente dará paso a la apertura de otras prácticas, praxis, discursos y procedimientos que mediados por profesionales dedicados a la Orientación escolar, a procesos educativos, culturales y sociales e impelidos por motivaciones tanto decolonizadoras como descolonizadoras,  lleven a transformaciones no solo en algunos contextos sociales y mentalidades sino también, a transgredir desde algunas instituciones con el propósito sintomal de dar emergencia a nuevas miradas identitarias, en el establecimiento de nuevos espacios de poder, saber, ser y estar en el mundo.
APORTES DEL MODELO DIALÉCTICO – CONTEXTUAL
Como se sabe, con el advenimiento de las Psicologías Genéticas tienen su aparición nuevos paradigmas sobre el estudio del comportamiento humano, sus fundadores Piaget, Vigotski y Wallon, tomaron diferentes caminos; es nuestro interés detenernos un poco en los dos últimos, por cuanto fundamentan sus teorías a partir de la dialéctica materialista sobre  la cual se levanta el edificio conceptual del modelo dialéctico - contextual, objeto del presente subtítulo.
La Psicología Genética histórico – cultural, producto del modelo citado, destaca según Montealegre y Shuare – 1994-, (latinoamericanas, doctoradas en este modelo), tres ideas fundamentales:
-. La esencia de la conciencia, la cual resulta de la relación con el medio externo, es decir del contexto.
-. La actividad humana tanto práctica como teórica, en todas sus manifestaciones, es formadora de la psiquis humana.
-. La actividad del hombre y, por consiguiente, su psiquis tienen un carácter social, o sea, que los enigmas psíquicos deben buscarse y desocultarse en la historia de la sociedad.
Vigotski en su libro sobre El Desarrollo de los Procesos Psicológicos Superiores –PPS-, escrito en 1931, pero, publicado en Español en 1979, afirma que el desarrollo de estos, no puede comprenderse al margen de la vida social, con lo cual significa que los contextos sociales son determinantes en la constitución de la vida mental.
Vigotski en el mismo libro y posteriormente algunos de sus seguidores, afirman que se llega al conocimiento  y se da el desarrollo en comunicación con otras conciencias, precisamente porque  gracias a esta interacción se formó la conciencia humana.
En el mismo sentido Wallon 1964, 1979, 1985, enfatiza en el papel del otro en la evolución psicológica del niño y en la constitución de su personalidad; dicho de otra manera, en la génesis y desenvolvimiento de la vida emocional y mental a partir de la relación entre los seres humanos. Afirma: hay que estudiar al hombre en contacto con lo real (pág: 31). Los contextos sociales son construcciones humanas y estos mismos median la construcción de las generaciones humanas venideras.
Los Procesos Psicológicos Superiores  -PPS-, como su nombre lo indica, son específicamente humanos y su formación data de la ruptura entre el animal no humano y el animal humano; aluden a los mismos procesos u operaciones mentales, denominados así por otros autores (entre ellos Piaget).
Es decir, el modelo dialéctico –contextual o enfoque sociohistórico-cultural, se plantea al hombre en lo social como producto y sujeto de la historia cultural. Se establece la idea de que la conciencia individual con todos sus rasgos, no surge de las tareas de adaptación del organismo como tal, sino de la asimilación que el hombre realiza de un sistema de productos sociales, de instrumentos y de valores. Yaroshevsky 1979: 302, citado en Tovar 2002.
Leontiev (1973, 1978) explica este modelo cuando expresa que en el proceso de formación del hombre las leyes histórico-sociales son las que dirigen su desarrollo y que su actividad no es adaptativa sino transformadora.
La pretensión es mostrar como el modelo dialéctico - contextual, del que la Psicología  Sociohistórico-cultural toma las tesis Hegelianas que (según el diccionario filosófico ilustrado –1997: 136-) conciben el mundo histórico y espiritual en un solo proceso de movimiento, cambio, desarrollo y transformación en formas continuas, explicita bases suficientes  para integrar los elementos expuestos en los párrafos que anteceden, cuya intencionalidad es la búsqueda de ejemplares desde los cuales elaborar síntesis e integración de los factores no solo necesarios sino suficientes para explicar la complejidad y diversidad que han de mediatizar la comprensión de un modelo latinoamericano relativo a la orientación escolar.
Precisamente Quijano (2014), uno de los ideólogos y piedra fundacional del Proyecto M-C, argumenta que la persistencia de un pensamiento deriva de la manera en que su relación cognoscitiva con el mundo permite la emergencia de nuevos sentidos en cada giro de la historia, en esta dirección, el objetivo es poner de manifiesto nuestra diversidad, nuestros intereses como países de un continente que se interroga y busca respuestas.
Precisamente Wallon refiriéndose a la Orientación Vocacional –O.V.- desde 1961 nos advierte que la cultura divide y las profesiones dentro de ella también, asunto a tener en cuenta, en tanto debe superarse dichas contradicciones. Este aspecto es considerado por Romero, H. G. (2012), en su artículo: un nuevo paradigma crítico en Orientación, en el cual hace alusión a la problemática de la elección en el imaginario social y en el contexto sociopolítico.
Huelga decir que desde las colonialidades previstas por el Grupo M-C que dan emergencia al paradigma de la decolonialidad y desde la mirada paradigmática descolonial de De Sousa Santos, producto de sus investigaciones críticas a las Sociologías tradicionales o Sociologías de las Ausencias, según su entender; al igual  que los desarrollos parciales de algunos modelos ya citados, unidos a todos los elementos expuestos en esta intervención y a otros tópicos referidos a las concepciones de desarrollo distanciadas de las ideas capitalistas de progreso y agonistas con el desarrollo de las capacidades (Amartya Sen), del bienestar a escala humana (Max Neef), del buen vivir en relación íntima y afectiva con la naturaleza  y la Pacha Mama (Summa Causal), son dispositivos que coadyuvan en el propósito a partir del cual se concibió este escrito.

CONCLUSIONES
“tenemos la obligación y la responsabilidad de crear un futuro propio”.
Declaración Final de la Conferencia Regional de Educación Superior en América
Latina y el Caribe

Las teorías, modelos, proyectos y abordajes hechos a lo largo de las páginas que se presentan, no solo son pertinentes por sus cosmovisiones  y cuerpos conceptuales sino porque sus métodos y procedimientos abogan por la potenciación, participación guiada y participación general, como evidencia de pluralidades (así lo consagran algunas Cartas Magnas de países de nuestro continente).
Abrigo la esperanza de abrir pautas para un trabajo mancomunado entre profesionales dedicados a la Orientación y  la Educación para concitar y conciliar esfuerzos en la cristalización de modelos latinoamericanos.
La convocatoria a escudriñar e investigar nuestras culturas y prácticas ha de partir de las experiencias propias, en este sentido las vivencias aquilatadas en la Mesa Distrital de Orientación en Bogotá y en las Mesas Locales, son ejemplo de participación que pueden procurar algunos aprendizajes; igualmente mediante la constitución de grupos de trabajos inter e intrapaíses se posibilitan andamiajes en el esfuerzo de la construcción conjunta de los modelos.
Los modelos Latinoamericanos deben partir de una inclusión que entienda la presencia del otro Ser Humano en su integralidad, no se trata de una tolerancia física sino la comprensión del Otro con toda su heredad; los trabajos de diversos grupos y sus aportes nos muestran evidencias
Conviene consultar todas las agendas y propuestas propias al igual que foráneas en el objetivo que a futuro nos espera. Están dadas las condiciones.
Mi pretensión ha sido presentar estas ideas inacabadas que están urgidas del aporte de todas y todos. Bienvenidos y bienvenidas en tales propósitos.





REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y BIBLIOGRAFÍA 
Amartya, S (1979). Capacidad y Bienestar, apartes de la conferencia Tanner en la Universidad Stanford
De Sousa Santos, B. (2010). Descolonizar el saber, Reinventar el poder. Trilce. Montevideo, Uruguay
De Sousa Santos (2005). El milenio huérfano: ensayo para una nueva cultura política. Trotta Madrid.
De Sousa Santos (2015). Taller sobre sociologías de las ausencias y las emergencias. CLACSO VII  Conferencia Latinoamericaba y Caribeña de Ciencias Sociales, 9-13 de noviembre. Medellín, Colombia.
García Márquez, G., (1994). Por un país al alcance de los niños. El Espectador,  23 de Julio, 1994.
González Bello, J.R. Oliveros, Olga (2012).  Hacia un nuevo paradigma en orientación vocacional. Paradígma vol.33 No.2.  Maracay dic. 2012
González Bello, J.R. (2008). La Orientación Educativa y su papel ante los cambios en América Latina. En Hernández Garibay, J. y Magaña Vargas, H. Retos Educativos para el siglo XXI. Editorial Cenzonte: México.      
González Bello, J.R. (2008). Reconceptualización de la Orientación Educativa en los tiempos actuales. Revista Brasileira de Orientacao Profissional. Vol 9. N. 2, pp,1-8.         
González, B.J. (2012). Hacia el desarrollo de un Modelo de Orientación Latinoamericana: Criterios fundamentales.    Revista Mexicana de  Orientación  Educativa. vol.9  No.22 . México  2012
González, B.J.y Ledezma M.A. (2009). La orientación en América Latina. Consideraciones generales acerca de los criterios de coherencia, cooperación y calidad.
Orientación y Sociedad. v.9.  La Plata ene./dic. 2009
González B., J. y Lessire, O., (2009). Contextualización y Competencias en la Orientación Comunitaria. Revista Electrónica de Psicología Iztacala. Vol. 12. N. 1, pp. 130-141.
Leontiev, A. (1969). El hombre y la Cultura. En La concepción marxista del hombre. Fuenlabrada, Madrid, España.

Leontiev, A. (1973). El hombre y la Cultura.Méico, Grijalbo
Leontiev, A. (1975). Actividad, Conciencia, Personalidad. Traducción del ruso de Librada Leyva, et al. Pueblo0 y Educación, La Habana.    
                                                                                                                                                              
Maldonado-Torres, N. (2007). Walter Mignolo: una vida dedicada al proyecto decolonial. En Revista Nómadas No 26. Teorías Decoloniales en América Latina. Universidad  Central. Bogotá.
Martínez, L. (1997). Diccionario de Filosofía. Panamericana, Bogotá
Max Neef, M, et al.  (1986).  Desarrollo a escala humana: una opción para el futuro. Development  Dialogue, No especial, 9-93
Montealegre, R., Shuare, M. (1994). Consideraciones sobre la Psicología  Genética, Histórico Cultural. En Vygotsky y la concepción del lenguaje, Serie Cuadernos de trabajo de la Facultad de Ciencias Humanas. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá.
Mosquera M. J. E., (2006). Formación profesional de orientadores(as) en Colombia: Un modelo basado en competencias profesionales. Disponible en:  http://www.plandecenal.edu.co/html/1726/articles-175242_archivo_pdf.pdf
Mora, D. y Col. (2006). Aprendizaje y Enseñanza en tiempos de transformación educativa. Edit. Campo Iris. La Paz. Bolivia, pp. 15-88.  
Quijano, A. (2014). Cuestiones y Horiontes. CLACSO  
Rascovan, S. (2008). Reflexiones sobre la Orientación Vocacional-Educativa y Tutorías en Argentina. En Hernández Garibay, J. y Magaña Vargas, H. Retos Educativos para el siglo XXI.
Romero, H. G. (2012). Un nuevo paradigma crítico en Orientación. Rev Orientacción
Tovar, E. (2002). Desarrollo del Pensamiento y Competencias Lectoras. GAIA. Bogotá.
Tovar, E. (2016). Despensar  la Educación y la Orientación para poder pensarlas. Trabajo presentado en el III Congreso Internacional en Educación e intervención Psicopedagógica, Cúcuta, Norte de Santander. Agosto 10 - 13  de 2016
Vigotsky, L.S. (1931). Desarrollo de los procesos psicológicos superiores.  Traducción de Silvia Furió -1979. Crítica.  Barcelona. España.
Vigotsky, L.S. (1934) Lenguaje y pensamiento. Traducción de Margarita Rotger 1973. Pléyade. Buenos Aires.
Wallon, H. (1979). La Evolución Psicológica del niño. Psique, Buenos Aires.
Wallon, H. (1985). La vida Mental. Crítica, Barcelona
Wallon, H. (1942). Del acto al pensamiento. Psique, Buenos Aires.
_______ . (1962-1981). Introducción a Wallon. Médica y Técnica S. A. España
Walsh, Catherine (s.f.). Introducción al pensamiento Crítico  y decolonial. Conferencia
Walsh, Catherine (2007). ¿Son posibles unas Ciencias Sociales otras? Reflexiones en torno a las epistemologías decoloniales. En Revista Nómadas No 26. Teorías Decoloniales  en  América Latina. Universidad Central. Bogotá
Wallesrtein, I (1998), Utopistics: Or, Historical Choices of the Twenty-first Century,
Nueva York, The New Press. http://www.eumed.net/libros-gratis/2008a/344/Teoria%20del%20sistema%20mundo.htmRecuperado febrero de 2017

Zapata, O. Manuel (1999). Las Claves Mágicas de América. Plaza y Janes,  Bogotá.

globalartarchive.com/es/...del.../la-modernidad-colonialidad-y-los-estudios-visuales. Recuperado febrero de 2017
www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1851 . Recuperado febrero de 2017
 pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1665. Recuperado febrero de 2017





No hay comentarios.:

Publicar un comentario